Lo que debes saber del contorno de ojos

¿Qué es el contorno de ojos?

El contorno de ojos es el área de la piel que se encuentra alrededor de los ojos. Es una zona muy sensible y frágil ya que el grosor de la piel es hasta 10 veces menor que el resto de la cara, además que tiene menos glándulas sebáceas, fibras colágeno y elastina (encargadas de mantener la firmeza y elasticidad de la piel), convirtiéndose en una zona muy vulnerable y el sitio de la cara donde se reflejan los primeros signos de envejecimiento.

¿Por qué debo aplicarme contorno de ojos?

Debido a las particularidades anatómicas mencionadas sumado a agentes externos como la contaminación ambiental, la radiación ultravioleta (sol), la falta de sueño, el estrés, la exposición constante a pantallas de móviles, computadores y televisión, el contorno de los ojos manifiesta signos de cansancio físico, bolsas, arrugas y en algunos casos presenta oscurecimiento del color de la piel. Las cremas de contorno de ojos, de acuerdo a sus componentes, pueden contribuir a recuperar la firmeza y elasticidad de la piel, reparar los signos del envejecimiento temprano, disminuir las líneas de expresión, mitigar los pigmentos responsables del oscurecimiento y mejorara la circulación, mejorando la apariencia de tu piel.

¿Desde qué edad puedo empezar a aplicar el contorno de ojos?

Es recomendable aplicar cremas de contorno de ojos a partir de los 25 años, retrasando el proceso natural de envejecimiento de la piel.

¿Cuál es el mejor contorno de ojos para mí?

Existen muchas cremas con diferentes componentes para el cuidado del contorno de ojos. Lo ideal es utilizar productos hipo alergénicos, sin fragancias y oftalmológicamente probados. De acuerdo a la edad y el tipo de piel será el contorno ideal para ti, consulta a tu dermatólogo quien podrá indicar de acuerdo a las características de tu piel el mejor contorno de ojos que se adapte a las necesidades de tu piel. 

¿Cómo aplicar el contorno de ojos?

Luego de realizar limpieza profunda de la zona removiendo maquillaje e impurezas, poner una gota en el dedo anular, luego aplicar el producto siguiendo la estructura ósea (la parte más firme) del área alrededor de los ojos empezando desde la parte más externa hacia la más interna. Realizar movimientos en círculos con el dedo anular lo que mejorará la circulación de la zona, y luego dar unos toquecitos suaves para favorecer la absorción del producto. Evita siempre el contacto con los ojos.

Recuerda «La mirada es la puerta del alma»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *