Tips para elegir el filtro solar más adecuado para nuestro tipo de piel

Estamos a punto de iniciar las primeras vacaciones del año, Semana Santa, y es probable que muchos de vosotros vayan a incrementar la exposición solar, ya sea acudiendo a la playa, piscinas o actividades al aire libre en la montaña. 

La Academia Americana de Dermatología (AAD) nos presenta una serie de recomendaciones que son importantes a tener en cuenta, la primera, aumentar la protección con cremas solares para evitar o prevenir el riesgo de cáncer de piel en un futuro, la cantidad necesaria que se necesita aplicar de crema solar en cada zona determinada para aumentar la protección y el factor de protector solar, ese número que viene escrito en todas las botellas de crema solar que es  un índice que nos indica el tiempo que podemos exponernos al sol sin riesgo de quemaduras.

Imagen adaptada de la página AAD

 

 

Pero, al ir a la farmacia te encuentras un millón de cremas solares y es difícil escoger una, por eso te damos las siguientes recomendaciones a la hora de escoger una crema solar dependiendo de cada tipo de piel.

a) Filtro solar para bebés

Se recomienda que los bebés menores de 6 meses no utilicen ninguna crema solar, solo medidas físicas, apartar del sol, utilizar sobreros, sombrillas y ropa adecuada. Pero aquellos bebés mayores de 6 meses hasta los 2 años recomendamos los filtros físicos, que suelen contener sustancias minerales que reflejan la luz solar al entrar en contacto con la crema. Suelen ser menos alergénicos que otro tipo de sustancias y dejan una película blanca sobre la piel.

b) Filtro solar para niños

Los niños mayores de 2 años pueden utilizar filtros físicos y químicos. A diferencia de los filtros físicos antes señalados, los filtros químicos absorben los rayos solares y minimizan la entrada a la piel. Sin embargo, algunos de estos filtros pueden causar cierto tipo de alergias en pacientes que tienen alguna patología en la piel como los niños que tienen dermatitis atópica, donde recomendamos otro tipo de cremas específicas. Es importante señalar que en niños se debe de aplicar 20-30 minutos antes de la exposición solar, sobre una piel seca e ir re-aplicando cada 2-4  hrs. 

c) Adolescentes con acné o pieles grasas

En este tipo de pacientes recomendamos filtros oil-free, o filtros químicos que no sean muy grasos. Se debe de evitar el uso de cremas, aceites o emulsiones y preferimos aquellos que sean geles o que lleven la leyenda de «toque seco». 

d) Pieles sensibles o reactivas

Existen filtros solares específicos para este tipo de pieles, pero por lo general recomendamos el uso de filtros físicos, como en los bebés, que son los que menos tipo de alergias causan. 

e) Deportistas

Es frecuente que los pacientes que practican algún deporte en aire libre nos comente que cuando se aplican la crema solar les cause picor en los ojos, al entrar en contacto con los químicos presentes en las cremas. Pero el riesgo de la exposición crónica al sol en estos pacientes puede causar cáncer de piel en algún momento, recomendamos el uso de cremas solares resistentes al agua (water resistant) o las que lleven la leyenda toque seco. 

f) Pacientes con antecedente de cáncer de piel o lesiones pre-malignas

Existe una variedad de fotoprotectores especiales para este tipo de pacientes. La mayoría llevan una sustancia que se llama fotoliasa, que ayuda a regenerar el ADN dañado en las células que han sido sometidas mucho tiempo al sol (daño crónico actínico), esto combinado a los filtros químicos que filtran tanto los rayos UVA/UVB proporcionan cobertura y prevención para este tipo especial de pacientes.

g) Pacientes con alergia solar o enfermedades que empeoran con el sol

Existen varias enfermedades que pueden empeorar al exponerse al sol, como es el caso del lupus cutáneo, también pacientes que tienen alergia al sol, o que fácilmente pigmentan (melasma) para estos pacientes recomendamos el uso de fotoprotectores con pantalla total, aquéllos que filtran tanto los rayos UVA como UVB, con índices de FPS 50 o mayor. 

 

Espero hayan sido de ayuda estas recomendaciones, ante cualquier duda es mejor consultar con tu dermatólogo cuál es el fotoprotector específico para tu tipo de piel.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *