Los pacientes con Síndrome de Down también tienen una piel especial

Este 21 de marzo, celebramos el día mundial del Síndrome Down, por eso hemos decidido dedicar nuestro blog en este día tan especial para hacer un repaso de todas las manifestaciones cutáneas que se pueden presentar en estas personas. 

 

Las personas con Síndrome Down tienen mayor riesgo de presentar enfermedades cutáneas frecuentes y otras un poco más raras. Así mismo, tienen un mayor riesgo de desarrollar infecciones, malignidad y envejecimiento prematuro, debido a la alteración tanto de su inmunidad como a la reparación del ADN de las células. 

 

La principal manifestación cutánea de un paciente con síndrome Down es piel seca, también llamada xerosis. En muchas ocasiones la piel es tan seca que se agrieta, pica o aparecer rojeces conocidas también como eccemas. También es más frecuente desarrollar dermatitis atópica en todas sus variedades, desde la típica granizada que aparece en los brazos y mejillas que semeja la piel de gallina (llamada queratosis pilar) o datos crónicos de rascado haciendo que la piel se vea engrosada en zonas de pliegues. Para prevenir la aparición de eccemas y piel seca, recomendamos utilizar cremas hidratantes de manera regular, si se puede 1 o 2 veces al día y utilizar sustitutos de jabón.

 

Los pacientes con síndrome Down tienen más riesgo de desarrollar anticuerpos contra sus propio cuerpo por una alteración en su inmunidad, lo que hace que tengan más riesgo de desarrollar vitiligo, tiroiditis o hipotiroidismo así como alopecia areata. El vitiligo es una enfermedad donde el sistema inmune ataca las células que producen pigmento.  Esto se manifiesta a través de la piel formando manchas blancas despigmentadas que pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero son habituales en la cara, brazos y dorso de manos, así como en la región del sacro y rodillas. La alopecia areata es la aparición de parches redondeados sin pelo en piel cabellluda, cejas, pestañas o barba. Esta se produce por anticuerpos contra el folículo piloso, haciéndolo más propenso a caerse. En las personas con síndrome down, la alopecia puede ser tan extensa que se puede perder la totalidad del pelo en estas zonas. El tratamiento será el mismo para todos los pacientes, ya sea mediante corticoides tópicos o láser excímero para el vitiligo y en el caso de la alopecia areata mediante corticoides tópicos o agentes irritantes tópicos como la difenilciclopropenona.

 

También el riesgo de infecciones es mayor, ya sea por virus, hongos o bacterias. Las personas con síndrome Down tienen más riesgo de desarrollar foliculitis, forúnculos, abscesos, impétigo en cualquier zona de la piel. Las infecciones por hongos, los causantes de la tiña del cuerpo, hongos en las uñas y caspa en piel cabelluda o cara (dermatitis seborreica) son también muy frecuentes. Otras infecciones virales frecuentes son la aparición de verrugas y molusco contagioso

 

Otras manifestaciones menos frecuentes son cambios en la coloración de la piel, dando el aspecto de parches moteados de color azulado llamado cutis marmorata. Los siringomas, que son pequeños granitos que aparecen en los párpados inferiores y en cuello, los cuales son completamente benignos y no recomendamos el tratamiento, ya que se trata de un tema estético y puede ser molesto. 

 

En fin, muchas enfermedades de la piel se pueden encontrar en los pacientes con síndrome Down, lo que los hace aún más especiales en el tema de cuidado de la piel y que ameritan visitas regulares con su dermatólogo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *