Tatuaje: ¿Qué riesgos conlleva?

Un tatuaje se realiza mediante el depósito de pigmento con una aguja en la piel de forma permanente. Esto conlleva a la exposición a largo plazo de químicos introducidos en la piel y su degradación. Este puede ser realizado ya sea porque la persona quiere tener un recuerdo importante para toda la vida, o algo que dé significado para la persona, o puede ser con algún objetivo médico o estético como es aquél que se realiza en cejas, pestañas o pezones posterior a una cirugía radical de mama o posterior a algún tratamiento oncológico. 

 

Sin embargo, en ambos casos, el depósito de la tinta en la piel, con las sustancias nocivas que contiene, puede llegar a causar daños a la salud. 

 

La tinta de los tatuajes puede contener sustancias cancerígenas como el plomo, níquel y arsénico, presentes en todas las tintas, además de colorantes, aditivos y pigmentos como el sulfuro de mercurio, óxido férrico y sulfuro de cadmio entre otros que pueden causar diversas reacciones cutáneas. 

 

Por ello,  el servicio de ciencia y conocimiento de la comisión europea (The European Commission’s science and knowledge service) ha emitido el documento: Safety of tattoos and permanent make-up: Final report que habla de las reglas de seguridad y las medidas necesarias para el control de los químicos y productos utilizados para hacer un tatuaje. 

 

Existen diversas manifestaciones cutáneas o complicaciones producida por la tinta de los tatuajes y/o materiales utilizados: 

Alergias

 

Puede causar dermatitis por contacto alérgica o fotoinducida producida por los pigmentos presentes en las tintas

Infecciones

 

Ya sea por sobreinfección cutánea en el sitio del tatuaje por no cumplir condiciones higiénicas o la transmisión de infecciones por vía parenteral (VIH, hepatitis B, etc)

Enfermedades inflamatorias

 

Puede causar reacciones granulomatosas, es decir, nódulos abultados sobre la piel en el sitio del tatuaje, o elevación de la piel en todo el sitio tatuado. También puede desencadenar reacciones cutáneas menos frecuentes como sarcoidosis. 

Cáncer de piel

 

Los distintos químicos cancerígenos presentes en las tintas puede desencadenar la presencia de cáncer de piel. Pero lo más frecuente es que en una zona previamente expuesta por el sol, donde se lleve el tatuaje puede quedar «enmascarado» por la tinta el carcinoma basocelular, espinocelular o melanoma

 

En caso de que aparezca cualquier reacción sobre una zona previamente tatuada, te recomendamos visitar a un especialista a la brevedad para realizar un diagnóstico oportuno y dar tratamiento. 

 

Si quieres leer más al respecto, visita el siguiente enlace

http://www.lavanguardia.com/vivo/salud/20161214/412595064361/tinta-tatuajes-mala-para-la-salud.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *