Mitos y realidades en el cuidado de la piel del niño atópico

Ha llegado el invierno, la época del año en la que los niños con dermatitis atópica suelen presentar un mayor número de brotes. Es común que se escuchen muchas cosas al respecto del cuidado de la piel, algunas de ellas dando información falsa y sin fundamento médico, causando, por tanto, confusión en las familias.

A continuación señalamos algunos mitos relacionados con los niños atópicos.

 

#1

Mito: “Los pacientes atópicos sólo pueden bañarse dos veces a la semana”

Realidad: Los niños atópicos pueden bañarse diariamente. Se recomienda que sean baños cortos, con agua templada y se debe aplicar crema hidratante cuando la piel todavía se encuentre humedecida.

 

#2

Mito: “Los niños atópicos son alérgicos a la lana”

Realidad: Los niños atópicos suelen tolerar mal algunas prendas como las de lana, ya que la piel se irrita por los pelillos del tejido, pero no son atópicos por la lana per se. Tampoco toleran las etiquetas de la ropa o abrigarlos demasiado. 

 

#3

Mito: “Las cremas con corticoides pueden producir retraso en el crecimiento”

Realidad: Las cremas con corticoides son útiles cuando los niños presentan brotes de atopia. Si se utilizan por el tiempo indicado por el médico y se hacen mantenimientos dos veces por semana es muy poco probable que causen retraso de crecimiento.

 

#4

Mito: “La atopia hay que «dejarla salir » por la piel porque sino ataca a los bronquios”

Realidad: Los niños que tienen dermatitis atópica son más propensos a tener otro tipo de alergias, ya sea asma, rinitis alérgica, conjuntivitis alérgica o alergias alimentarias. Cada una se va a manifestar de diferente manera y se debe de tratar los brotes de cada una de ellas.

 

#5

Mito: “Los pacientes atópicos no pueden tener animales en casa”

Realidad: Es frecuente tener perros y/o gatos en casa. Si desde que nace el bebé se encuentra en contacto con estos animales no tiene porque desarrollar alergias. Así mismo el pelo del gato tiende a ser más alergénico para niños atópicos

 

 

Teniendo en cuenta estos mitos, recomendamos que el cuidado de la piel del niño atópico se incremente. Recomendamos el baño diario con sustitutos de jabón en poca cantidad, aplicándolo en zonas que se ensucien más como manos, pies, culete, etc. La temperatura del agua debe de estar entre los 32 y 33 grados y posteriormente a la ducha se deben de aplicar bálsamos hidratantes cuando la piel aún se encuentre húmeda.

“La dermatitis atópica es el padecimiento cutáneo más frecuente en niños, lo que conlleva a múltiples mitos en el cuidado y tratamiento de estos pacientes” Dra. Eulalia Baselga

Se deben evitar vestimentas rígidas a base de lana, sintéticos o telas que sean ásperas y puedan irritar la piel. Así también se debe evitar abrigar demasiado o estar en ambientes excesivamente secos por el uso de calefacciones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *