Acné en el adulto: un problema cada vez más frecuente

El acné es la principal causa de visita a un dermatólogo y aunque la mayoría de los que buscan atención son adolescentes, cada vez es más frecuente observar adultos con este problema. El acné de la edad adulta, el cual es considerado en mayores de 25 años, es más frecuente en mujeres, hasta en un 55% de los casos y en hombres en un 40% de los casos. Se han señalado diferentes etiologías como el  modo de vida, la dieta, factores ambientales, genéticos y alteraciones hormonales, las más frecuentes.

El acné en la edad adulta tiene un impacto negativo significativo para quien lo padece, ya que afecta tanto a nivel psicológico, social y emocional a los pacientes, por lo cual se necesita una valoración precisa para cada caso. 

 

¿Qué causa el acné del adulto?

 

El acné es producido por un conjunto de eventos producidos en cadena en el folículo piloso, en el cual primero hay un incremento en la producción de sebo, seguido de una alteración en la queratinización del folículo, el cual queda taponado, lo que hace más fácil que haya una colonización por una bacteria local, el Propionibacterium acnes y consiguiendo una inflamación del folículo piloso.

Estos procesos son exactamente iguales en la adolescencia como en la edad adulta. Entonces, que cambia en la edad adulta? pues en la edad adulta hay cambios hormonales, uso de medicaciones como cortisona, anticonvulsivantes, antidepresivos, antipsicóticos que pueden fomentar la aparición de acné, uso de cosméticos y factores irritantes. 

En la edad adulta otra causa importante también son enfermedades genéticas como el Síndrome PAPA o el Síndrome SAPHO que dentro de sus características es un acné severo con difícil control del mismo. 

 

Acné del Adulto = Problemas hormonales

No en todos los casos, pero una de las causas más frecuentes de acné del adulto es una alteración en el nivel hormonal, principalmente por el incremento en la producción de andrógenos (hormonas masculinas) que son liberadas a nivel ovárico o testicular. 

En las mujeres, este incremento de liberación de andrógenos se puede acompañar del Síndrome de ovario poliquístico (SOP) en el cual además de acné hay datos de hirsutismo (incremento de vello facial y/o corporal), caída del cabello de forma difusa, alteraciones menstruales y quistes ováricos.

No en todos los casos podemos demostrar que haya una alteración hormonal en la analítica, pero en la mayoría de los casos, las pacientes empeoran en el periodo premenstrual y mejoran al iniciar con el tratamiento hormonal a base de anticonceptivos.  

 

 

¿Cómo son las lesiones del acné del adulto?

En las mujeres, es común encontrar «granos» llamados pápulas o nódulos enrojecidos y lesiones quísticas dolorosas en el tercio inferior de la cara, región submandibular y cuello, también llamado acné de la barba. 

Estas lesiones empeoran con el estrés, fatiga y en el periodo premenstrual. Estas lesiones suelen dejar marcas rojizas, hiperpigmentación y cicatrices.

En los hombres, además de esta distribución de acné en la cara, tienden a tener lesiones importantes en pecho y espalda con quistes y cicatrices. 

 

¿Cómo se trata este tipo de acné? 

Es importante analizar cada caso en específico, donde observaremos la severidad de las lesiones y la duración de las mismas, el tipo de lesiones que presenta, el riesgo de cicatrices y pigmentaciones, el uso de tratamientos previos, la repercusión psicológica y la más importante, el deseo de embarazo de las pacientes a corto plazo, ya que la mayoría de los tratamientos son mutagénicos. 

Por lo general las lesiones localizadas a cara mejoran con retinoides tópicos y antibióticos tópicos, pero si se añade un antibiótico oral se potencia el efecto dando resultados más prolongados. El tratamiento hormonal a base de anticonceptivos orales con progestágenos y estrógenos, la isotretinoína oral (roacutan), espirinolactona y flutamida, son otras opciones orales con las que disponemos para acnés más severos. 

 

Dentro de los tratamientos estéticos para el manejo de cicatrices y manchas residuales son a base de peelings químicos, láser y otras terapias con luz (luz pulsada intensa o luz roja/azul) y láser CO2 para las cicatrices. 

Es importante señalar el tratamiento de mantenimiento, ya que el acné tiende a ser una enfermedad crónica, que si podemos continuar higiene facial y el uso de tratamiento tópico ya sea con retinoides tópicos, ácido azelaico y alfa hidróxiácidos, mantendremos el estado de remisión del acné.

 

¿Se puede utilizar maquillaje durante el tratamiento?

La respuesta es sí. Es importante mejorar el estado anímico de los pacientes, y si se utilizan maquillajes oil-free y no comedogénicos no empeorará el acné y mejorará la apariencia del mismo. 

 

Responder a cephalexin Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *