¿Porqué mi dermatólogo me recetó una fórmula magistral?

La fórmula magistral es un preparado farmacéutico destinado a un paciente para brindar tratamiento personalizado, el cual ha sido preparado por un químico farmacéutico capacitado en la preparación de sustancias medicinales prescritas por un médico tratante. 

Las fórmulas magistrales se utilizan desde épocas antiguas ya que era la principal forma de preparar o administrar tratamientos. 

En el área de dermatología es muy frecuente que se utilicen las fórmulas magistrales, ya que nos permite individualizar cada paciente y su tratamiento, intentando ofrecer la mejor alternativa para el tratamiento de las enfermedades de la piel. 

Una característica importante de las fórmulas magistrales es que tenemos una amplia gama de vehículos (cremas, lociones, jarabes, comprimidos, líquidos, soluciones, etc.) que pueden adaptarse a cada zona corporal de una forma adecuada. Además las preparaciones se pueden formular en diferentes concentraciones, pudiendo ser concentraciones muy bajas de una medicación o muy altas, dependiendo de la edad del paciente y del sitio de aplicación. 

¿Porqué mi dermatólogo me recetó una fórmula magistral?

  • Porque no existe el medicamento de forma comercial
  • Porque se pueden utilizar medicamentos que se han dejado de comercializar y que son útiles para una enfermedad determinada
  • Porque se pueden formular pequeñas o grandes cantidades de un medicamento
  • Porque se pueden hacer combinaciones de varias sustancias en un mismo preparado

A pesar de las grandes ventajas de poder tener un tratamiento individualizado con las fórmulas magistrales, también encontramos desventajas, por ejemplo, la mayoría no son de dispensación inmediata, ya que pueden tardar varios días en prepararlos, además de que no en todas las farmacias se encuentran disponibles o no se encuentran capacitadas para prepararlos, teniendo que enviarlos a farmacias especializadas, retrasando el tiempo de obtención del preparado.

Una vez que ya tenemos nuestro preparado en casoIMG_8130 debemos de tener los siguientes cuidados para que la fórmula magistral no pierda sus propiedades: 

  • Revisar el nombre de la medicación, la concentración y el facultativo que la realizó antes de aplicar (comparando con la receta del médico)
  • Guardar en un lugar limpio, seco y oscuro, así mismo evitar cambios bruscos en la temperatura del sitio donde se guarden
  • Aplicar solo en las zonas afectadas y por el tiempo que indique el médico. 
  • Vigilar la fecha de caducidad! Es cierto que las fórmulas magistrales tienen una caducidad muy corta, pero es para poder garantizar el efecto de la medicación. 

Así que si tu médico dermatólogo te recetó una fórmula magistral, ten en cuenta que está preparando un tratamiento especial para tratar tus enfermedades de la piel. 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *