La piel después de un tratamiento oncológico

La quimioterapia y radioterapia son procesos agresivos que afectan a la piel del paciente. Según la Dra.  Alba Catalá, “diferentes técnicas de hidratación profunda pueden hacer disminuir las rojeces e irritaciones de la piel”.

Hoy queremos ofrecer algunos consejos para paliar la sequedad e irritación:

  1. Lavarse diariamente con agua templada y jabones con ph neutro.
  2. Utilizar habitualmente cremas hidratantes o aceites corporales, exentos de fragancias o sustancias fotosensibilizantes.
  3. Tener especial cuidado al rascarse o frotarse la piel con las manos, cepillo o esponja. Secar de forma suave con pequeños golpes.
  4. Usar fotoprotección diaria aun en invierno.
  5. Afeitarse con maquinilla eléctrica disminuye el riesgo de irritación y cortes.
  6. Evitar las cremas depilatorias.
  7. No es conveniente hacerse limpiezas de cutis. Antes de someterse a algún tratamiento facial, consulte con su médico.
  8. Evitar cualquier tipo de producto exfoliante tanto facial como corporal durante la quimioterapia y radioterapia.
  9. Consulte a su oncólogo y dermatólogo sobre los posibles efectos indeseables que pueden aparecer al tratamiento que va iniciar para poder planificar medidas para evitarlos o minimizar su impacto.

 

Responder a Anónimo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *